Los descubrimientos interesantes de la arqueología no solo ocurren en África. Lo que muchos no saben, es que hace decenas de generaciones, Eurasia tuvo épocas de mucho interés e importancia en la historia moderna. Todo esto ha llevado al descubrimiento de una interesante localización al sudeste de Turquía, más concretamente en el Monte Nemrut.

El excéntrico lugar de Antíoco

El excentrismo de nuestros antepasados era de un nivel muy superior de lo que podemos imaginar hoy en día. Con algo de poder, estatus, dinero y reconocimiento podrías hacer y deshacer prácticamente lo que quisieras. Por esta razón, siendo un vivo ejemplo de lo que hablamos, encontramos el santuario que Kling Antíoco mandó a construir en el siglo 62a.C.

Él mandó a erguir este laborioso lugar con muchas exigencias precisas y que realmente hasta el día de hoy se siguen investigando para determinar sus métodos de elaboración. Todo esto lo mandó a hacer solo para que cuando muriese fuera recordado. Gracias a todo esto, en el sudeste de Turquía yace un hermoso lugar milenario por ver, llenos de estatuas, estructuras extrañas y mucho misterio.

La división del santuario

El santuario de Antíoco es grande, y este lo dividieron en tres terrazas principales. La primera podría ser la terraza ubicada al norte. Esta es de la que menos información se podría extraer. Los restos que aún se conservan están muy dañados para investigarlos. La segunda sería la terraza del oeste, en donde se muestra a Antíoco I dándose la mano con los dioses.

Finalmente la más interesante. En la terraza del este yacen dos estelas largas con escenas en relieve. La primera muestra a un Antíoco I rodeado de sus antepasados macedonios. En la segunda se puede ver al mismo personaje, pero en este caso con sus antepasados persas. A los alrededores de esta terraza y en algunas partes de las estelas hay estatuas y esculturas interesantes que han llamado mucho la atención de los expertos.

Antíoco y su fascinación astronómica

Los arqueólogos hasta ahora no han encontrado el lugar en donde yacen los restos de Antíoco, pero han hallado cosas muy interesantes también. Ellos vieron un eje en donde él investigaba y observaba el cosmos, y gracias a este hallazgo pudieron concluir que Antíoco tenía grandes dotes arqueológicos.

Este era un punto estratégico para la observación espacial, porque en este sitio el sol pasa por nuestra galaxia, la Vía Láctea. La exploración y las investigaciones continúan, teniendo como meta la recámara fúnebre en donde yace Antíoco.

Fuente del vídeo: DOCUMENTALIA

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here