El hallazgo de esta ciudad se llevó a cabo después de años de investigación realizada por un grupo de científicos. Fue necesario dedicar 4 años a la recopilación de información y otros 3 a la planificación de la expedición. Luego, una extenuante caminata a pie fue el siguiente paso a realizar por el equipo de investigadores. Todo este periplo ocurrido en la selva hondureña se realizó con el propósito de encontrar la ciudad del Dios Mono.

Una leyenda de más de 80 años

La primera vez que se oyó hablar de esta ciudad fue a través de las narraciones del explorador Theodore Morde. Dichos escritos fueron llevados al público en el año 1930.

Sin embargo, el secreto de su ubicación se fue a la tumba con Morde en 1954, luego de su suicidio. No obstante, gracias a los avances tecnológicos fue posible encontrar el primer indicio de la existencia de esta ciudad.

El primer vistazo de la Ciudad Perdida del Dios Mono

La primera imagen que se tuvo referente a esta mítica ciudad fue a través de una toma aérea. Esta fue hecha por una avioneta perteneciente al denominado equipo Preston.

Este es el nombre de los exploradores que en el año 2015 finalmente lograron localizar la ubicación de la ciudad. Desde entonces, la primera señal que se tuvo de su existencia fue el avistamiento aéreo de una estructura piramidal.

¿Qué sabemos sobre la ciudad del Dios Mono?

Muchos exploradores han emprendido la búsqueda de esta ciudad, pero han sido pocos los que han podido encontrarla. Incluso el conquistador Hernán Cortés se dio a la tarea de encontrar esta ciudad.

Sin embargo, sus esfuerzos, a diferencia de los de Morde, resultaron infructuosos. Posterior a la muerte de este explorador, otros intentarán descubrir la localización de la Ciudad del Dios Mono.

No obstante, no fue sino hasta que el equipo de Preston la avistó que la humanidad volvió a oír de este asentamiento. Los monumentos y estructuras encontrados allí hablan de una civilización altamente avanzada.

Preston describió parte de sus primeras impresiones por medio de una declaración. “Recuerdo haber visto la cabeza de un magnífico jaguar enfrente de mí. Fue cuando entendí cuan poderosa, avanzada y culta era esa civilización”, afirmó.

Y aún quedan cosas por descubrir

Luego del hallazgo, un dedicado equipo de arqueólogos se dedicó a investigar las ruinas de esta ciudad. Afirman que, a diferencia de la civilización maya, la información que se tiene sobre esta cultura es poca.

Por ello, las investigaciones deben continuar su curso en pro de obtener nueva información sobre su cultura. En lo que va de excavación, se han encontrado más de 50 objetos que pueden hablar sobre las costumbres de esta civilización.

Fuente del vídeo: TOPSIX

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here