Los humanos desde que aprendimos a entender el cosmos nos hemos preguntado qué hay más allá. Comenzamos observando el sol, luego las estrellas y finalizamos en galaxias haciendo descubrimientos increíbles. Sin embargo, pensar en que hemos sido visitados por seres extraterrestres aún no convence, pero este papiro nos podría cambiar de idea.

El Papiro de Tulli

La cultura egipcia nos ha cautivado por su rica historia y tradiciones, ligado a varios misterios relacionados a la construcción de estructuras y a su forma de vida. Sin embargo, algo que muy pocas personas cree posible pudo haber sucedido desde esa época. Un contacto OVNI que se llevó a cabo en el antiguo Egipto alrededor del 1480 a.C.

La historia que el Papiro de Tulli tiene para contarnos es tan interesante como extraña, por lo que se ha ganado muchos detractores. Queda de parte de cada uno creer o no, recordando que vivimos en una época muy diferente llena de teóricos y conspiranoicos.

Redescubriendo el escrito

En muchas oportunidades pasa que nuestros antepasados conseguían objetos de mucha relevancia que no recibe la atención suficiente al momento. Pero años después, alguien experimentado se topa con dicho objeto y le hace el estudio que merece. Esto pasó tal cual con el Papiro de Tulli.

Reconstrucción del Papiro de Tulli

El descubrimiento lo hizo el Director de Museos Vaticanos Alberto Tulli, de allí su nombre, cuando hacía una visita por el Cairo, Egipto. Él paseaba por un mercadillo cuando vio un antiguo escrito, pero como el precio era elevado, decidió hacer una copia. Claro, muchos de los detractores se aferran de la idea que Tulli lo falsificó todo.

El avistamiento

Del Papiro de Tulli hicieron dos traducciones públicamente aceptadas. Los egipcios de la época narran asombrados lo que veían describiendo a detalle la intrigante situación. Asombrosamente los pobladores no corrían despavoridos del visitante del extranjero, simplemente observaban con mucha curiosidad cómo hizo contacto con el rey.

En la traducción encontramos que el OVNI medía aproximadamente 45 metros de largo. Ellos lo describían como aros de fuego, pero creemos que se podría tratar de luces. Luego del contacto con su alteza, otros objetos similares descendieron iluminando todo el cielo incluso más que el sol, para luego retirarse rápidamente dejando caer algunas ofrendas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here