De acuerdo con un análisis llevado a cabo en los restos de una tumba romana antigua, los cuerpos de los soldados romanos que estaban enterrados allí, mostraron evidencias de haber sido atacado con elementos químicos. Siendo esta la prueba más antigua de guerras químicas antes de la era moderna.

La guerra entre romanos y persas

Los estudios han demostrado que la guerra entre Roma y Persia, es el conflicto más largo que ha existido entre los seres humanos. Así, se dice que la guerra entre estos pueblos tuvo una duración de 721 años. En un principio, los conflictos entre estos pueblos tenían causas meramente territoriales.

Puesto que, los romanos utilizaron cualquier método que pudieran (por agresivo que fuera) para poder expandir su poderío, entrando en conflicto con el imperio persa. Sin embargo, luego, los conflictos adquirieron un matiz religioso, cuando comenzaron a enfrentarse las creencias cristianas del este con el zoroastrismo difundido en el oeste.

La guerra química

Según los investigadores, los persas se encontraban a la espera mientras que los soldados romanos cavaban un túnel cuando estaban cercados. De esta manera, los persas tomaron la oportunidad y bombearon un gas tóxico dentro del túnel, un compuesto de betún y cristales de sulfuro.

De este modo, los 20 soldados romanos que estaban en el túnel, murieron en cuestión de minutos. Los análisis realizados a los restos, demostraron el uso de estas armas químicas en ellos. No obstante, descubrimientos en los muros del túnel, revelaron que los persas usaron el químico para poder encenderlo en llamas.

Los humanos y la guerra

Por último, este descubrimiento nos demuestra que cuando se trata de hacer la guerra, los seres humanos han sido muy ingeniosos, pero, tal vez, en este aspecto, nuestra gran imaginación no sea algo tan positivo, y deberíamos redirigirlo a cosas mucho más importantes.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here