Teotihuacán es impresionante.  Es uno de los sitios más espectaculares que se pueden llegar a presenciar, no solo en México, sino en el mundo. La exquisita riqueza en la variedad de las edificaciones que conforman las ruinas de esta antigua civilización que se cree desapareció alrededor del siglo VII, es motivo de deleite para todos los amantes de la historia y punto de encuentro para turistas y científicos.

En su apogeo más grande, se cree que esta pudo haberse tratado de una de las poblaciones más numerosas del continente para la época. Se estipula que pudo llegar a tener hasta 150.000 habitantes.

Sus increíbles edificaciones

        Teotihuacán, visto desde el cielo, se dice que curiosamente tiene una forma que recuerda a la de un microchip moderno.  Además, tres de sus más impresionantes e imponentes edificaciones están dispuestas de un modo que busca imitar a la constelación de Orión, la formación celeste compuesta de tres resaltantes estrellas en el firmamento.

Un ejemplo de la soberbia muestra de conocimientos de arquitectura, geometría y astronomía de este pueblo es la encomiable Pirámide del Sol. Esta asombrosa estructura mide casi 65 metros de altura. Esta Pirámide del Sol, en su interior, tras excavaciones realizadas en 1971, se descubrió que poseía una elevada cantidad de salas a las que se accedía a través de cuatro puertas distribuidas como pétalos de una flor.

Relación con el sistema solar

         La manera en que el pueblo teotihuacano  dispuso sus edificaciones es impresionante. La pirámide del Sol se ubicó de modo céntrico en la ciudad. A ciertas distancias se construyeron estructuras similares en homenaje a la Luna y a la Serpiente. Se cree que estar distancias parecidas a las que se edificaron cada una, que en conjunto forman una línea en la llamada Avenida de los Muertos, se establecieron así para asemejar lo que esta civilización veían en el cielo, en relación a los dos grandes astros que coronan el cielo.

Pese a lo impresionante que eran estas pirámides, aún no se encuentran restos momificados de personajes importantes de la cultura teotihuacana, por lo que se piensa que eran solamente estructuras habitables por algunos ciudadanos privilegiados y templos de adoración a deidades.

Presencia del mineral mica

         Algo sumamente llamativo de Teotihuacán es que existen en muchas de sus estructuras la presencia del mineral conocido como mica. El asunto es que este material se encuentra en Brasil, a unas 3.000 millas de distancia, pero aún así esta civilización la hizo un elemento constante es su arquitectura.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here