En la ciudad de Chiclayo, en Perú, se encuentra una peculiar estatua, de una figura que, a simple vista, puede parecernos algún tipo de broma, pero, en realidad, se trata de una figura mítica descrita en la cultura Mochica, la cual existió hace miles de año en esta región. En este sentido, si nos fijamos bien, es innegable el parecido que tiene con un reptiliano.

Morrop, el dios reptiliano de Perú

Morrop, el dios de la muerte

Esta extraña estatua erigida en el Paseo Yortuque, es la figura de Morrop, un Dios descrito en la cultura Mochica como el Dios de la muerte, puesto que al ser mitad hombre y mitad iguana, estos ponían sus huevos debajo de la tierra, algo que simbólicamente tiene que ver con el inframundo.

En este mismo orden de ideas, para los mochicas, Morrop era una figura muy importante, ya que era el intermediario entre la vida y la muerta, y quien ayudaba a los muertos a pasar al otro mundo.

¿Un dios reptiliano?

La estatua de Morrop fue diseñada y construida, con base en las descripciones dadas por la cultura Mochica de este Dios. Y, como mencionamos anteriormente, esta figura es sumamente similar a las descripciones actuales de los reptilianos, una supuesta raza alienígena proveniente de la constelación Alfa Draconis.

Representación de un reptiliano

Siguiendo esta línea, se dicen muchas cosas sobre estos seres, como, por ejemplo, que fueron los creadores de la raza humana, o que habitan entre nosotros controlando el mundo desde las sombras.

Los reptilianos en otras culturas

Sin embargo, la cultura Mochica no es la única en la cual se describen seres antropomorfos con rasgos de reptil. Por lo tanto, esto podría sugerir que los reptilianos tuvieron contacto con civilizaciones antiguas, en distintas partes del mundo, y eran vistos como Dioses por parte de estas personas.

No obstante, no tenemos una vía segura para saber si de verdad estos seres estuvieron en la tierra, o si estas descripciones antiguas son simplemente parte de mitos religiosos inventados por seres humanos. Por lo tanto, el misterio de la estatua sigue.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here