¿Un guerrero gigante? Eso parece una historia de película, o si conoces de la historia bíblica nos lleva hasta la más conocida aparición de uno, Goliat. Cuando un joven pastor llamado David lo vence con un pequeño lanza-piedras.

Pero hasta ahora, nunca había habido evidencias de la existencia de estos seres extraordinarios y fuera de lo común por su altura y fortaleza.

La primera evidencia de un guerrero “gigante” que se encuentra ocurre en Zeitz, Alemania. Este hallazgo hacía recordar la historia de Goliat. Pero la raza a la cual pertenecía Goliat no se encontraba Europa para esa época.

El cementerio Theiben de la provincia de Zeits fue el sitio en donde se hizo esta excavación, en ella, aparte de encontrar los restos del gigante, también encontraron otros restos que dejaron a los arqueólogos conmovidos.

El descubrimiento

Se encontraron, en una especie de tumba, los restos de un hombre. Este habría sido enterrado junto con su arma de batalla (una espada de hierro), la cual la encontraron cerca de su mano izquierda; y en su mano derecha encontraron los restos de lo que se presume era una lanza.

Luego de los estudios realizados al esqueleto, que se encontraba en muy bien conservado, pudieron determinar que este guerrero media unos 2 metros de estatura, lo que no lo hacia tan enorme como se creía, pero si era bastante grande (si se compara con otros hallazgos) para la época en la cual se cree que se habitó estas tierras.

Una bruja

Algo que sorprendió a los arqueólogos fue el haber conseguido, en parte de la excavación, otras osamentas las cuales se determinó pertenecían a una mujer; esta tenía una barra metálica (hierro) atravesando su pecho. Los paleontólogos presumen que esta mujer tendría aproximadamente unos 18 a 28 años.

La manera en como encontraron los restos de esta mujer (con las manos atadas y boca abajo), se presume que haya sido asesinada por ser una supuesta practicante de herejía.

Pero también se tienen otras teorías, como que tuviera una malformación, o discapacidad.

El haberla enterrado de esa manera, es porque se creía que así ella no podría resucitar y su alma no volvería del más allá.

La ubicación de la cabeza (estaba en dirección hacia el este), era contraria a lo que se acostumbraba en esa época, si la hubiesen sepultado con la cabeza hacia el oeste representaba que el alma ya muriendo se iba del lugar de los vivos.

Unos Caballos.

Esta excavación se hizo más interesante al encontrar los huesos pertenecientes a 3 caballos, algo que para las tribus que vivían en esa zona, se hacía para que los que habían sido enterrados allí, tuvieran el medio para poder pasar al otro mundo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here