Como bien sabemos, la Biblia es un libro lleno de metáforas. Por eso, en algunas ocasiones, es necesario darle la vuelta a las historias. Así, nos daremos cuenta que el significado de algunos textos no es literal. En esta ocasión, analizaremos los increíbles hallazgos acerca de la conocida historia de la carroza celestial que visualizó el profeta Ezequiel.

La historia bíblica

La Biblia es un libro que llena de paz y esperanza a los creyentes. Para los cristianos, sus textos también representan una especie de ley. Sin embargo, para los amantes del misterio, la Biblia no es un libro como cualquiera. Está llena de misterios, metáforas y pequeños detalles que, si son analizados con precisión, podrían sorprendernos.

Aparte, este libro es atemporal. Por lo tanto, es posible que las profecías allí relatadas puedan corresponderse con la época actual.

El carro de Ezequiel

Ezequiel fue un profeta que tuvo varias visiones. Una de las más conocidas tiene que ver con la venida de una carroza proveniente del cielo. Según la descripción que hace, este objeto está fabricado con metal que se mueve gracias a unos discos voladores.

Por si fuera poco, la carroza no venía sola, sino que la conducían unos seres que tenían rostro humano. Pero, a su vez, tenían alas y sus pies eran como la pezuña de un ternero.

La teoría de una nave espacial en la antigüedad

Erich Von Daniken dedicó mucho tiempo de su vida a analizar esta historia. Y, finalmente, llegó a la conclusión que esta carroza descrita por Ezequiel no es ni más ni menos que una nave espacial. Asegura esto debido a que la descripción que hace del artefacto coincide con lo que se conoce actualmente como naves espaciales.

Aparte, afirma que los seres con apariencia humana son realmente extraterrestres. Esta teoría, está publicada con mucho más detalle en su libro Chariot of the Gods.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here