El Biblista estadounidense Joseph Atwill compareció ante el público británico por primera vez en Londres en 19 de octubre para presentar un nuevo descubrimiento controvertido:

“Las antiguas confesiones descubiertas recientemente demuestran ahora” según Atwill “que el Nuevo Testamento fue escrito por aristócratas romanos del siglo I y que fabricaron la historia completa de Jesucristo.”

Su presentación fue parte de un simposio de un día titulado “Covert Messiah” en Conway Hall en Holborn.

Aunque para muchos eruditos su teoría parece extravagante, y seguramente molestará a algunos creyentes, Atwill considera su evidencia como concluyente y confía en que su aceptación es solo cuestión de tiempo.

SU PRINCIPAL FUNCIÓN ES EXPONER SU HIPÓTESIS NO HACER DAÑO A NINGÚN CRISTIANO

“Presento mi trabajo con cierta ambivalencia, ya que no quiero causar ningún daño a los cristianos”, reconoce, “pero esto es importante para nuestra cultura.”

“Los ciudadanos” alerta “necesitan saber la verdad sobre nuestro pasado para que podamos entender cómo y por qué los gobiernos crean historias falsas y dioses falsos. A menudo lo hacen para obtener un orden social que va en contra de los mejores intereses de la gente común “.

Atwill afirma que el cristianismo en realidad no comenzó como una religión, sino como un proyecto sofisticado del gobierno, una especie de ejercicio de propaganda utilizado para pacificar a los súbditos del Imperio Romano.

“Las sectas judías en Palestina en ese momento, que estaban esperando a un guerrero profetizado como el Mesías , fueron una fuente constante de insurrección violenta durante el primer siglo”, explica.

“Cuando los romanos habían agotado los medios convencionales para sofocar la rebelión, cambiaron a la guerra psicológica. Supusieron que la forma de detener la propagación de la celosa actividad misionera judía era crear un sistema de creencias en competencia.

Fue entonces cuando se inventó la historia ‘pacífica’ del Mesías. En lugar de inspirar la guerra, este Mesías instó al pacifismo a dar la vuelta a la otra mejilla y animó a los judíos a “ceder a César” y pagar sus impuestos a Roma “.

¿Estaba Jesús basado en una persona real de la historia?

“La respuesta corta es no”, insiste Atwill, “de hecho, él puede ser el único personaje de ficción en la literatura cuya historia de vida entera se puede rastrear a otras fuentes. Una vez que esas fuentes están al descubierto, simplemente no queda nada “.

El descubrimiento más intrigante de Atwill le vino mientras estaba estudiando “Wars of the Jews” (Guerras de los judíos) de Josephus [el único relato histórico en primera persona sobreviviente de la Judea del primer siglo] junto con el Nuevo Testamento.

“Empecé a notar una secuencia de paralelismos entre los dos textos”, recuerda.

“Aunque durante siglos los eruditos cristianos han reconocido que las profecías de Jesús parecen cumplirse según lo que escribió Josefo en la Primera guerra entre judíos y romanos, estaba viendo docenas más.

¿Contenido patrocinado?

Lo que parece haber eludido a muchos eruditos es que la secuencia de eventos y lugares del ministerio de Jesús son más o menos los mismos que la secuencia de eventos y lugares de la campaña militar del [emperador] Tito Flavio según lo describe Josefo.

“Esta es una clara evidencia de un patrón deliberadamente construido. La biografía de Jesús en realidad está construida, de punta a punta, en historias anteriores, pero especialmente en la biografía de un César romano “.

¿Cómo podría pasar esto desapercibido en los libros más minuciosos de todos los tiempos?

“Muchos de los paralelismos son conceptuales o poéticos, por lo que no son inmediatamente obvios.

Después de todo, los autores no querían que el creyente promedio viera lo que estaban haciendo, pero querían que el lector alerta lo viera. Un romano educado en la clase dominante probablemente habría reconocido el juego literario que se está jugando “.

Atwill sostiene que puede demostrar esto:

“Los Césares romanos nos dejaron una especie de literatura de acertijos que debía ser resuelta por las generaciones futuras, y la solución a ese enigma es ‘inventamos a Jesucristo y estamos orgullosos de ello'”.

¿Es este el comienzo del fin del cristianismo?

“Probablemente no”, concede Atwill, “pero lo que mi trabajo ha hecho es dar permiso a muchos de los que están listos para dejar la religión para hacer una pausa limpia”. Tenemos la evidencia ahora para mostrar exactamente de dónde vino la historia de Jesús .

Aunque el cristianismo puede ser un consuelo para algunos, también puede ser muy dañino y represivo, una forma insidiosa de control mental que ha llevado a la aceptación ciega de la servidumbre, la pobreza y la guerra a lo largo de la historia.

Hasta el día de hoy, especialmente en los Estados Unidos, se usa para crear apoyo para la guerra en Medio Oriente “.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here