Uno de los temas más polémicos en el mundo es la búsqueda de la vida eterna, sin embargo, aunque siempre pareció algo imposible, se presume que en la actualidad algunas investigaciones afirman que es totalmente posible. La acción que empleó el científico ruso Anatoli Broushkov para investigar este tema fue inyectarse una bacteria de hace 3 millones de años que asegura contiene todo lo necesario para brindar la vida eterna.

La bacteria milagrosa

Hace poco salió a la luz la noticia de Anatoli Broushkov, un científico de origen ruso que tuvo la valentía de inyectarse una bacteria que tiene la antigüedad de aproximadamente 3 millones de años. Lo impresionante de esta noticia no es la osadía de este hombre, sino las razones por las que realizó esta atrevida acción. Según él, esta bacteria contiene lo necesario para proporcionar la vida eterna.

Lo curioso es que afirma que después de administrársela se ha sentido muchísimo mejor. Ha podido realizar actividades que anteriormente no podía ni pensar en hacer y actualmente las hace sin ningún tipo de esfuerzos. Es por ello que se ha vuelto el foco de las noticias internacionales. ¿Realmente este hombre encontró la “fuente de la eterna juventud”? Parece algo totalmente ficcional, aunque él asegure que no lo es en absoluto.

Un experimento que resultó en un descubrimiento

Según el doctor Anatoli esta bacteria no solo ha traído consigo un mejoramiento del cuerpo, sino que ha fortalecido su sistema inmunológico. Afirma que no se ha enfermado, ni siquiera con un leve resfriado en invierno, en dos años seguidos. Su salud ha mejorado en todos los ámbitos, no ha vuelto a sentirse agotado o desmejorado físicamente, por lo que su actitud ante las actividades físicas se ha vuelto mucho más positiva.

Sin embargo, aunque los beneficios de esa bacteria son realmente buenos, todavía no han podido descubrir cómo funciona ni cuáles son sus componentes exactos, por lo que no se entiende con exactitud qué fue lo que ocasionó ese notable mejoramiento en la salud y el sistema inmunológico del doctor Anatoli. Los científicos aun trabajan para descubrirlo, pues podría no solo proporcionar la vida eterna sino ser la cura de enfermedades incurables como el cáncer o el SIDA.

Fuente del vídeo: HypnosMorfeo

¿Qué pasará ahora después de este descubrimiento?

Según Anatoli y científicos cercanos a él, se seguirá buscando la causa de esas mejorías causadas en su cuerpo, también se hará el seguimiento de los efectos secundarios que podrían manifestarse a lo largo de los años. Por esta razón deberemos esperar un poco más para tener la confirmación de la fuente de la vida eterna, pues aunque ya existe, aún debe pasar por muchas investigaciones antes de salir al dominio público.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here