¿Crees que es posible que un ser humano arda de la nada y se queme hasta los huesos? ¿No? Pues, la historia dice otra cosa. A lo largo del tiempo se han registrado muchos casos de un fenómeno conocido como “combustión humana espontánea”. Entre todos estos, uno de los más llamativos, fue el de una mujer llamada Mary Reeser.

¿Qué es la combustión humana espontánea?

Cuando hablamos de combustión espontánea, hablamos de un fenómeno en el cual, un cuerpo, sea cual sea, se caliente y arda sin que haya una fuente de ignición externa, es decir, sin que haya ningún factor externo que pueda provocar un aumento de la temperatura tan importante como para producir llamas.

Entonces, si hablamos de combustión humana espontánea, hablamos de un extraño fenómeno en donde personas han sido encontradas incineradas hasta los huesos, sin que haya una fuente externa que haya podido causar el fuego. Así, uno de los casos más populares de combustión humana espontánea fue el de Mary Reeser.

Mary Reeser, la cenicienta

A Mary Reeser se le colocó el apodo de la cenicienta, luego de que la noticia de su muerte se regara por todas partes. Todo comenzó en julio del año 1951, cuando la arrendataria de Mary Reeser se acercó a su departamento para entregarle un telegrama. Según cuenta la mujer, nadie respondió y la puerta se encontraba muy caliente.

Dada la crudeza de las otras imágenes del caso, nos decantamos por publicar esta donde no se aprecian los restos humanos. Si haces una pequeña búsqueda en Google podrás ver más imágenes impactantes del caso

Cuando llama a la policía y estos acuden, se encuentra con una horrífica escena de un pie en el suelo junto a un montón de cenizas. Ese era el pie de Mary Reeser, luego de haber muerto por combustión humana espontánea. Mary ardió con tal intensidad, que ni siquiera sus huesos quedaron entre las cenizas.

Posibles explicaciones

En este sentido, para este fenómeno se han dado diversas explicaciones, las científicas nos hablan del efecto mecha, y explican que un cuerpo humano puede arder de esa manera cuando la ropa se enciende por una fuente externa, como, por ejemplo, un cigarrillo y al quemarse y entrar en contacto con la grasa corporal, arde con mayor intensidad.

Otras explicaciones nos hablan de reacciones químicas producidas por malestares psicológicos, partículas subatómicas que chocan con otros átomos o electricidad estática, pero estas carecen de apoyo científico. En conclusión, es un fenómeno sumamente curioso que te invitamos a descubrir más a fondo, para que nos des tu opinión.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here