En el año 2005, en el cementerio de una pequeña villa, se hizo un descubrimiento que impacto a la comunidad científica. Los investigadores encontraron una pequeña mano, perteneciente a un bebé, que se había tornado de color verde con el paso del tiempo, y los científicos no lograban entender por qué, hasta ahora.

Un acertijo científico

Los investigadores que encontraron la pequeña mano, se sorprendieron al ver como estaba conservada en muy buen estado, pero, a diferencia del resto de las momias, la mano se había vuelto de un color verde oscuro. Los científicos determinaron que la mano pertenecía a un bebé que nació muerto, o tal vez un bebé prematuro que murió a los pocos días.

Los expertos no podían explicar a qué se debía la coloración verdosa que había adoptado la mano. Recientemente, investigadores de la Universidad de Szeged en Hungría, hicieron análisis químicos a la mano encontrada.

Momificación por cobre

Siguiendo este orden de ideas, una vez que analizaron los resultados, los científicos se dieron cuenta de que esta mano poseía altos niveles de cobre. Muchos más altos que los de cualquier otra momia que se haya descubierto. En este sentido, cuando se hizo el descubrimiento, se encontró una moneda de cobre empuñada en la mano del bebé.

De esta manera, los científicos concluyeron que las propiedades antibacterianas del cobre, ocasionaron que la mano se conservará en estado momificado, mientras que el resto del cuerpo se descompuso por completo, a causa de las bacterias. Este es el primer caso conocido de momificación por cobre.

Las monedas y los muertos

Por último, en diversas culturas era una práctica común enterrar a los muertos con monedas. Sin embargo, esto se hacía porque las personas pensaban que el fallecido necesitaría el dinero en la otra vida. ¿O quizá las personas sabían acerca de esta propiedad del cobre? No lo sabemos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here