Sean cual sean las razones, el gobierno estadounidense se está encargando de prohibir la elaboración de pequeñas casas en las zonas rurales o alejadas, bien sea por motivos políticos, ambientales, financieros o ideológicos, se encuentran realizando una campaña en contra de la movilización de personas hacia las zonas fuera de la ciudad.

Son algunos habitantes que en busca de tranquilidad, paz o ahorro financiero, se están estableciendo en las zonas rurales, en pequeñas casas que brindan la oportunidad de desarrollar una vida bastante sencilla, alejada de las multitudinarias redes populares.

¿Cuál es el beneficio que trae este reciente movimiento?

Para algunos de los consultados, el traslado hacia estas pequeñas casas en zonas consideradas como rurales o exclusivas, ha demostrado una severa disminución de la carga financiera en comparación a lo que deben asumir los propietarios en los inmuebles regulares.

Algunas de ellas contando con alrededor de 500 pies cuadrados, sugieren un gran ahorro en lo que a material de construcción se refiere, posibilitando un sentido de autosuficiencia para los dueños, quienes se encuentran en la continua búsqueda de simplificar su vida cotidiana.

¿Cuál es el inconveniente al que se enfrenta esta iniciativa?

Tal parece que el gobierno de los Estados Unidos en conjunto con las grandes empresas constructoras e inmobiliarias, no están muy complacidos con este tipo de movimiento, ya que esta representa una significativa perdida o disminución de las ganancias obtenidas en este rubro.

Por lo que se encuentran estableciendo políticas, con el fin de entorpecer el despliegue de la misma, mucho antes que esta se vea popularizada en el terreno inmobiliario, suponiendo una gran pérdida del control que fue adquirido con el paso de los años, por parte de las compañías de servicios afiliadas al gobierno.

¿Cuál es la verdadera razón para este tipo de prohibiciones?

Aunque las autoridades han manifestado que estas construcciones pueden convertirse en un futuro riesgo para la sociedad actual, los simpatizantes del movimiento se oponen radicalmente, afirmando que la mayoría de estos pequeños complejos han demostrado ser autosuficientes al equiparse con su propia energía, bien sea con la utilización de paneles solares o turbinas eólicas, al igual que estar adaptadas con dispositivos que permiten la recolección y saneamiento del agua de lluvia.

Para muchos la verdadera razón, es que con la popularización de este estilo de vida, las grandes empresas encargadas de suministrar los distintos servicios, se verían en un verdadero aprieto por la pérdida de ingresos lo que sustancialmente afectaría conjuntamente al gobierno estadounidense, lo que quiere decir, que si no le genera intereses al gobierno no puede ser bien visto.

¿Piensas que estas casas facilitarían el estilo de vida actual? ¿Verdaderamente podríamos vivir de esta manera? ¿Qué piensas al respecto?

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here