Todos estamos conscientes del inmenso y grandioso poder que alcanzó Adolf Hitler durante muchos años, contando con un poderoso ejército, el mandatario sembró el pánico en aquellos que se atrevían a desafiarlo.

Aunque lo menos conocido en los libros de historia, son las extrañas aficiones del denominado más grande genocida del mundo, el cual tenía una enfermiza obsesión por las reliquias religiosas, que según él, le ayudarían a mantener el alza de su imperio.

Entre las míticas reliquias con las cuales se encontraba obsesionado, podemos conocer que iban desde la legendaria Arca de la Alianza, el Santo Grial y la Lanza del Destino.

¿Qué es la Lanza del Destino?

Comúnmente conocida por los historiadores como la Lanza de Longinos, se trata del arma que usó el soldado romano para introducirla las costillas de Jesús mientras estaba en la cruz, con la finalidad de asegurarse de que estuviera muerto.

Una de las leyendas que rodean esta mítica lanza, indica que quien la posea no perderá jamás una batalla, también denominada como la Lanza del Destino, fue un instrumento que Hitler trató desesperadamente de obtener, y aunque la obtuvo, bien sabemos que no lo llevo a la victoria.

¿Cuál es la historia de la legendaria Lanza?

Este relato lo podemos encontrar en la Biblia, específicamente en el Evangelio de San Juan, donde nos cuenta la historia del soldado romano que atraviesa el cuerpo del hijo de dios a fin de justificar su muerte.

Puesto que al ser viernes, era realmente necesario que los presos murieran de manera inmediata en la cruz para evitar que sufrieran hasta el sábado, que se suponía era el día sagrado para los judíos, por este motivo a los otros 2 crucificados se le quebraron las rodillas, para de esta manera causar una muerte más rápida.

Al momento en que llegaron a Jesús, como lo vieron presuntamente muerto solicitaron al Centurión Romano, llamado Cayo Casio Longinos, que atravesará su cuerpo, para certificar la muerte del proclamado Mesías.

¿Por qué Hitler se obsesionó tanto con la Lanza de Longinos?

Se presume que durante su vida, Adolf Hitler siempre tuvo una cierta afición por los objetos relacionados con el ocultismo, creyendo en las míticas historias que rodean objetos o reliquias sagradas de las antiguas civilizaciones.

Como lo es en el caso de la Lanza del Destino, quienes creen que quien la sostenga en sus manos, ya sea para bien o para mal, tendrá también el destino del mundo, lo que para él sería bastante ideal por los ideales que tenia de limpiar la Tierra de razas impuras y dejando a los Alemanes como líderes.

¿Esta legendaria lanza existirá en realidad? ¿Cuál será su paradero en la actualidad? ¿De verdad tendrá estos míticos poderes? ¿Qué piensas tú?

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here