A todos nos gusta y nos atraen las leyendas de ciudades antiguas, donde reinaba una paz entera y que criaturas fantásticas servían de resguardo para intentar mantener a los extranjeros o intrusos no deseados. Pues al parecer, en Ecuador se encontraron lo que pudo haber sido restos de una extraña civilización antigua que era gobernada por gigantes.

Por si fuera poco, ha sido debidamente documentado en video al encontrarse diversos artefactos y herramientas que se usaron en beneficio de esta civilización, en lo más recóndito de lo que es la selva amazónica ecuatoriana, a su vez encontrar un complejo enorme de pirámides que sirvieron de refugio y hogar, en algún momento del pasado.

Gigantes reales

Ha de parecer algo sacando de un extraño cuento, pero todas y cada una de las evidencias recogidas apuntan a que existieron gigantes que comulgaron en dicha civilización, para lograr un avance importante en la evolución ecuatoriana. Incluso algunos lugareños de la zona relatan que hubo un tiempo, en el que se contaron historias de extrañas criaturas que vagaban por lo recóndito de la selva.

Se dice que esta extraña raza era evidentemente próspera y que comulgaba en sana paz, desarrollando su ciudad antes de que la visita de los seres humanos comenzara a inmiscuirse de a poco con ellos. Ahora estas ruinas han sido tomadas por la naturaleza, que en algún momento llegó a ver su luz incandescente de tal forma que auguraba un futuro prometedor.

Similitudes con otras tierras

No importa en qué dirección logremos apuntar, estas historias siempre han estado presentes en la humanidad y no es sólo en Suramérica, sino también a lo largo y ancho de Europa, de Asia e inclusive en América del Norte donde se ha tenido en evidencia, inmensos relatos que cuentan de seres gigantescos.

Fue precisamente la inspiración de estas leyendas y de estos relatos trascendentales lo que inspiró a un grupo de científicos, a viajar a la selva ecuatoriana con el único fin de encontrar o dar con la ubicación exacta.

Más allá de lo que fue

Para los nativos de la zona, este lugar ha pasado a ser considerado un símbolo de respeto y de miedo, debido a que se cree que fuertes espíritus han acaecido en dichas tierras a modo de protección y de resguardar lo que ha quedado a fines de preservar como monumento.

No cabe duda que las leyendas se hayan hecho parte de la realidad y que incluso sea la misma ficción,  lo que logra superarlas pero esperemos que este sólo sea un indicio de que hay que proteger, no sólo a la naturaleza sino también cada espacio histórico que nos rodea.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here