En 1996 la astronomía mundial dio con uno de sus más grandes logros. El telescopio espacial Hubble, el cual había sido puesto en órbita seis años antes, fue apuntado por un grupo de astrónomos hacia un sitio que se creía sin estrellas ni planetas. El registro fue magnífico: los investigadores pudieron ver un aproximado de 3000 galaxias, algo nunca antes imaginado.

La historia de Hubble

El telescopio de mayor tecnología lleva su nombre en honor al astrónomo Edwin Hubble. El 24 de abril de 1990 fue puesto en órbita y desde entonces los avances científicos han sido mayores. Pesa unas 11 toneladas y tiene un periodo orbital de 97 minutos. Además, cada cierto tiempo es visitado para misiones de servicio: hasta ahora ha tenido cinco.

Que esté en el espacio es debido a un trabajo que realizaron la Nasa y la Agencia Espacial Europea en conjunto. Gracias a las imágenes que ha tomado, muchas de las teorías formuladas años antes su aparición han sido corroboradas y/o refutadas.

El descubrimiento de las galaxias

Antes de las fotografías a las galaxias en 1996, los científicos desconocían de su existencia. Hubble fue puesto hacia un sitio que más tarde consideraron como una «mirilla». Efectivamente, al apuntar hacia ese espacio el trabajo dio resultados.

Años más tardes, gracias a las imágenes tomadas y a un estudio más profundo, se conoció que el número de galaxias era mayor: superaba los 100 mil millones. Esto dio a entender a los astrónomos que nuestro planeta es un mínima parte de todo el universo.

Una gran ayuda

Esas imágenes que aparecieron a la luz y que dieron nuevas pistas a los científicos fueron de gran ayuda. Se conoció, por ejemplo, que había galaxias mucho más jóvenes que la nuestra, mientras que en la parte más lejana otras estaban por desaparecer.

De alguna forma u otra esto confirmó que nuestro paso por la historia es fugaz. Pero por otro lado mostró qué es lo que sigue, cuál es el rumbo a tomar y qué papel cumplimos en el universo.

El reemplazo

Actualmente el telescopio espacial Hubble tiene 28 años y, pese a que ha brindado grandes logros a la ciencia, debe ser cambiado.

Se conoció que su reemplazo será el telescopio espacial James Webb, del cual se dice que supera en tecnología y avances a su antecesor. Sus creadores aseguran que es 100 veces mejor. Este será puesto en órbita en marzo de 2021. Su nombre es en honor a quien fue director de la Nasa entre 1961 y 1968.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here