En tiempos modernos, se han hecho varios descubrimientos, los cuales sugieren que no sabemos tanto como creíamos sobre el origen de nuestra especie. Estos descubrimientos, nos llevan a reflexionar acerca de nuestra historia evolutiva, y nos lleva a pensar que tal vez sea momento de actualizar nuestros libros.

La especie humana fantasma

El año pasado, un estudio donde se analizaron muestras de saliva de individuos que viven en la África sub-sahariana, arrojó como resultado la existencia de una especie homínida desconocida que se habría cruzado sexualmente con los antiguos humanos, a esta nueva especie se le dio la calificación de “fantasma” debido a la falta de fósiles.

Este hallazgo pasa a formar parte de un conjunto de evidencias, que sugiere que las relaciones sexuales entre diferentes especies de homínidos, es algo mucho más común de lo que se creía.

Los humanos en Australia

Anteriormente, los científicos creían que los seres humanos se habían establecido en Australia hace 45.000 años atrás, sin embargo, una serie de herramientas descubiertas en la región, demuestran que los humanos llegaron a Australia hace 65.000 años.

Las huellas antiguas

Siguiendo esta línea, en el año 2016, se descubrieron en el continente africano, en Tanzania, huellas que datan de hace 3.6 millones de años.

Los humanos se originaron en Europa

Anteriormente, se creía que África era la cuna de la vida humana, no obstante, se descubrió un fósil en el Mediterráneo que data de hace 7.2 millones de años atrás. De esta manera, se cambia el paradigma que establecía que los primeros humanos habían aparecido en África hace unos 5 o 6 millones de años.

Las antiguas estructuras

Otra de las evidencias que ha sido debatida, es la presencia de increíbles monumentos asociados a civilizaciones antiguas, cuya capacidad tecnológica no explica cómo pudieron haber construido estas estructuras. El ejemplo más popular de esto son las pirámides egipcias, que continúan siendo un misterio para los expertos.

Finalmente, toda esta evidencia nos hace considerar que necesitamos realizar una revisión profunda a la ciencia actual, y unir estas piezas de información con las que ya tenemos para crear un registro exacto de cómo surgimos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here