Podemos encontrar alrededor del mundo formaciones rocosas que algunos expertos consideran como formaciones totalmente naturales, pero si somos los suficientemente detallistas podemos apreciar como este tipo de formaciones guardan una estrecha similitud con formas extrañamente familiares como los troncos de los árboles.

Aunque hasta los momentos no ha podido ser demostrado la teoría de que en algún momento de la historia de nuestro planeta, existieron estos majestuosos árboles, son cientos de expertos que consideran que esto puede deberse, a una eliminación totalitaria de la conciencia colectiva, al asociar estas formaciones como algo malo o perjudicial para la conciencia humana.

¿En que son basadas estas teorías?

Particularmente podemos mencionar el caso más conocido en toda la historia, tratándose nada más y nada menos de la conocida Devil’s Tower o Torre del Diablo, que se encuentra dominando la región de Wyoming, en Estados Unidos, ofreciendo un espectáculo visual para todo visitante y viajero que circulo a lo largo de la legendaria Ruta 66.

Si realmente percibimos de manera más cercana esta supuesta montaña formada de rocas ígneas, nuestro sentido común y conciencia nos mostrara la cercana similitud que tiene al tronco de un árbol gigante que se encuentra petrificado.

¿Esta montaña es real?

La particularidad de esta montaña ha dado pie para el nacimiento de cientos de relatos, por lo cual en el año 1977, la torre del diablo fue usada por el afamado director productor y director Steven Spielberg para la filmación de la escena final de la película “Encuentros de la tercera fase”.

Aunque muchos pensaban que esta montaña era producto de la imaginación de Spielberg como lo fue el denominado Big Thunder Mountain, en Disneyland, creado para una famosa atracción de montañas rusas; la Torre del Diablo ubicada en Wyoming es totalmente real, para quienes aún lo dudan.

¿Qué piensan los expertos?

El tema relacionado a la Torre del Diablo ha sido tema de debate durante muchos años, ya que algunos aseguran que esta formación se debe a las emisiones y surgimiento de magma que provienen del centro del planeta, mientras que otros desestiman esta teoría al afirmar que las emisiones de magma no poseen la apariencia geofísica que podemos observar en la misteriosa montaña.

Lo que nos lleva a considerar que de ser cierta la teoría, de que en algún momento se trató de un árbol gigante, entonces cual sería el tamaño del leñador que talo este magnífico árbol, lo que abriría una segunda puerta sobre la existencia de gigantes en la superficie de nuestro planeta.

Fuente del vídeo: Oliver Ibáñez

¿Ya viste la misteriosa montaña? ¿Piensas que se trata de emisiones de magma? ¿O realmente se trata del tronco de un árbol que se petrificó con el paso de los años?

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here