De acuerdo con fuentes anónimas, hace miles de años en la región que hoy llamamos el Gran Cañón, ocurrió un accidente donde una nave alienígena se estrelló en el fondo del Gran Cañón. Se dice que este permaneció allí durante miles de años, hasta que el gobierno de los Estados Unidos se percató de su existencia y lo ocultó.

El descubrimiento

Según estas fuentes, un guardabosque de la zona descubrió restos de metal desperdigados por la zona y él lo reportó a las autoridades. Posteriormente, un grupo de científicos recogieron los restos y los analizaron, utilizando el método de datación por radiocarbono, determinaron que el extraño objeto tenía más de 4000 años de antigüedad.

Luego, inspeccionaron el resto de la nave, la cual, según el relato, era de forma esférica y se encontraba en muy buenas condiciones, a pesar de todo el tiempo que llevaba allí y del brusco aterrizaje. Asimismo, los investigadores que estudiaron los restos, indicaron que estaba hecha de un metal desconocido y que emitía bajos niveles de radiación.

Los antiguos alienígenas

El equipo de expertos que analizó los restos de la nave, indicaba que esta llevaba una tripulación de 10 a 12 individuos que, a juzgar por las características de la nave, eran muy similares a los seres humanos, aunque más pequeños. Además, se encontraron suministros de agua y comida.

Del mismo modo, se cree que estos abandonaron su nave y vivieron muchos años en la zona del Gran Cañón. La supuesta prueba de esto, son pinturas rupestres encontradas en la zona, donde se representan seres humanoides con cabezas en forma de bulbo.

El encubrimiento

El reporte explica que actualmente la nave se encuentra en una instalación gubernamental secreto, y que todos los otros detalles sobre esta se mantienen ocultos de la población. Finalmente, este tipo de historias nos hacen preguntarnos: ¿Realmente el gobierno nos oculta tal información? ¿Por qué? ¿Tú qué opinas?

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here