Cuando en las culturas del mundo se instauran mitos y leyendas sobre enormes criaturas míticas que imparten el terror o que guardan una atrayente aura de misterio a su alrededor, es fácil pensar en cosas como el monstruo del lago Ness, pero siempre, aunque se niegue, queda la corta y sin embargo fuerte interrogante: ¿cabe la posibilidad de que sea verdad?

En este caso, la contestación se presume positiva. A veces, los mitos más terroríficos pueden resultar ciertos. Y es que arqueólogos del proyecto Dig Ventures hallaron en las ruinas de Leiston Abbey, en Suffolk, los restos de lo que parece ser un perro macho de unos 7 pies de altura, que pesaba más de 200 libras.

Lo que relata la leyenda

         En textos con más de 500 años de antigüedad se habla del terror ocasionado por el Black Shuck, una vieja expresión inglesa que significa “demonio negro”, un perro negro y gigante con ojos rojos y temibles, que tal parece fue el causante de numerosas muertes violentas.

Según el folklore, el Black Shuk apareció una oscura noche de tormenta en la que solo se veían brillar sus ardientes ojos rojos, un 4 de agosto de 1577. Rompiendo las puertas cerradas de la iglesia de la Santa Trinidad en Blythburgh (a unas 7 millas del sitio en el que se hallarían los restos de un enorme can), el gigantesco perro ingresaría al recinto con vertiginosa velocidad, acabando al instante con la vida de dos feligreses que rezaban de rodillas, al retorcer sus cuellos hacia atrás en un repentino movimiento.

Datos que arrojó el hallazgo

         Según los datos que arrojó el descubrimiento del equipo arqueológico, el esqueleto hallado en una tumba anónima cerca de las ruinas de una catedral, tiene una antigüedad que lo coloca cercano a la época en que según los textos la enorme criatura impartía el terror por las calles de esta pequeña localidad inglesa.

Lo que dijeron los científicos

        Que especulaciones acerca del origen real de esta criatura se relacionen con el hallazgo de estos restos es de esperarse. De hecho, en palabras de Brendon Wilkins, director del proyecto Dig Ventures, la historia del Demonio Negro tuvo que tener un origen en algún lugar y momento específicos, por lo que podría ser cierto que dicha leyenda se originase con este perro que alguna vez estuvo vivo y andando libre por aquellas tierras.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here