En el año 1965, el Padre Carlos Vaca, realizó un descubrimiento increíble: Un yacimiento arqueológico lleno de huesos de seres muy similares a los humanos, pero de tamaño gigante. Se dice que estos huesos de gigantes han permanecido ocultos del escrutinio público, y solo pueden verse en exhibiciones privadas para grupos selectos.

El cementerio de los dioses

Los restos de estos seres gigantescos, fueron encontrados por el Padre Carlos Vaca en Ecuador, en una zona conocida como Changaiminas, cuya traducción quiere decir “Cementerio de los dioses”. Este descubrimiento, se sumaría a la lista de cosas extrañas descubiertas en Ecuador.

El descubrimiento de estos huesos, que medían alrededor de siete metros, se realizó el mismo año que se realizó la expedición a la Cueva de los Tayos, en donde se encontraron una serie de artefactos muy misteriosos, como rocas con tallados que brillaban en la oscuridad, y una pirámide illuminati.

Otros hallazgos

Siguiendo este orden de ideas, además de los huesos gigantes, se encontraron una serie de artefactos extraños, minerales y compuestos con supuestas propiedades mágicas. Asimismo, los huesos gigantes encontrados, fueron exhibidos en un museo con el nombre de Museo del Padre Carlos Vaca.

Del mismo modo, se dice que estos huesos y artefactos fueron mostrados también durante un programa de televisión local en Ecuador. En este sentido, Ecuador parece ser un lugar clave para revelar los misterios de la tierra y las antiguas civilizaciones, sin embargo, la ciencia clásica se niega a dar reconocimiento a estos hallazgos.

Fuente del vídeo: El Arte De Servir

¿La prueba de que existieron gigantes?

¿Podrían ser estos huesos la prueba definitiva de que existieron los gigantes? En la actualidad, es posible ver una réplica de estos huesos en un museo ubicado en Suiza desde el año 2004. Finalmente, ¿por qué la ciencia clásica se niega a reconocer estos descubrimientos? ¿por qué desean ocultar estos descubrimientos?

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here