Un número de antiguos agujeros en forma de espiral, llamados puquios, que salpican el paisaje seco de Nazca, Perú, han confundido a los arqueólogos durante años. Ahora, los científicos dicen que el misterio de larga data finalmente se ha resuelto.

Los puquios están en la región como las famosas líneas de Nasca. El propósito de estos antiguos agujeros ha sido ampliamente debatido. Algunos historiadores y arqueólogos sugirieron que eran parte de un sistema de riego avanzado. Otros sugirieron que eran entierros ceremoniales.

Muchos científicos se preguntaban cómo los nativos de la antigüedad de Nasca fueron capaces de sobrevivir en un área donde las sequías pueden durar años a la vez.

Según Rosa Lasaponara del Instituto de Metodologías para el Análisis Ambiental, en Italia, los puquios eran un “sofisticado sistema hidráulico construido para recuperar el agua de acuíferos subterráneos. Con la ayuda de los puquios la gente fue capaz de transformar esta región inhóspita y proporcionar mejores condiciones de vida para sí mismos.

Lasaponara y su equipo pudieron entender mejor cómo se distribuían los puquios a través de la región de Nasca y donde corrían en relación con los asentamientos cercanos, que son más fáciles de encontrar.

“Lo que es claramente evidente hoy es que el sistema puquio debe haber sido mucho más desarrollado de lo que parece hoy”, dice Lasaponara. “Aprovechando un suministro de agua inagotable durante todo el año el sistema puquio contribuyó a una agricultura intensiva de los valles en uno de los lugares más áridos del mundo”.

“Los puquios fueron el proyecto hidráulico más ambicioso en el área de Nasca y pusieron agua a disposición durante todo el año, no sólo para la agricultura y el riego, sino también para las necesidades domésticas”, dice Lasaponara, que ha escrito acerca de sus estudios satelitales en Ancient Nasca World: Nuevas perspectivas de la ciencia y la arqueología, que se publicará a finales de este año.

 

Puquios – agujeros antiguos en Perú. Imagr crédito: Wikipedia

El origen de los puquios ha permanecido un misterio para los investigadores porque no era posible utilizar técnicas tradicionales de datación de carbono en los túneles. Tampoco el Nasca dejó pistas sobre su origen. Como muchas otras culturas sudamericanas -con la notable excepción de los mayas- no tenían sistema de escritura.

“La construcción de los puquios implicó el uso de tecnología particularmente especializada”, dice Lasaponara. No sólo los constructores de los puquios necesitaban una comprensión profunda de la geología del área y las variaciones anuales en la disponibilidad de agua, el mantenimiento de los canales fue un desafío técnico a medida que se extendían a través de las fallas tectónicas. “Lo realmente impresionante son los grandes esfuerzos, organización y cooperación necesarios para su construcción y mantenimiento regular”, dice. Eso significó un suministro regular de agua fiable durante siglos, en una zona que es uno de los lugares más áridos de la Tierra.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here