Steve Hill, es un hombre que decidió realizar un viaje a Uluru, uno de los monolitos más importantes de Australia, ubicado en la zona central del país. Este monolito, es un lugar sagrado para los aborígenes australianos y se dice que cualquier persona que lo profane, será víctima de una maldición.

El caso de Steve

Steve Hill viajó solo a visitar Uluru, la imponente y popular montaña en el centro de Australia que atrae a miles de turistas de todas partes. Sin embargo, él no esperaba que su recorrido por esta maravilla natural, se convirtiera en una auténtica pesadilla.

Mientras se encontraba explorando la zona, Steve Hill utilizó la aplicación Google Maps, así, Hill se dio cuenta de que se encontraba en la antigua zona de campamento, donde había desaparecido Azaria Chamberlain, una bebé de nueve meses que desapareció en circunstancias misteriosas, cuyos padres fueron acusados de asesinato.

Por tal motivo, Steve decidió tomar una roca y llevársela como recuerdo de su visita.

Eventos desafortunados

Apenas Steve decidió regresar del viaje, comenzaron a suceder una serie de eventos desafortunados y extraños. Según cuenta el hombre, durante su viaje de retorno, los canguros de la zona comenzaron a comportarse de manera extraña y se arrojaban hacia su vehículo, causándole daños.

Posteriormente, el motor de su vehículo dejó de funcionar por completo, y los mecánicos no lograban explicar por qué, obligando a Steve a gastar enormes sumas de dinero para costear la reparación.

No es la primera vez

Sin embargo, esta no es la primera vez que personas aseguran haberse llevado rocas o arenas del lugar, y haberse convertido en el objetivo de la maldición como consecuencia.

Finalmente, Steve Hill planea viajar nuevamente a Australia el mes próximo, con la finalidad de devolver la pequeña roca que tomó al misterioso lugar, y acabar con su mala suerte de una vez por todas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here