En nuestro mundo existen todo tipo de casos extraños y asombrosos que no dejan de sorprendernos. En la historia de St.Helena, una isla maravillosa, existe un lugar llamado Plantation House. Con una fauna asombrosa en su interior habita el Gobernador de los Territorios Británicos de ultra Mar, Mark Capes. Sin embargo, él no es la atracción principal de este lugar, sino Jonathan y todos los animales que habitan ahí.

Una asombrosa isla

La isla de Santa Elena ha sido conocida durante mucho tiempo, pues es un pedazo de tierra que al principio solo era un volcán bastante peligroso. Sin embargo, actualmente es un sector donde habitan 4500 habitantes y la sociedad es bastante unida, además de amigable. Muchos esclavos moribundos víctima del comercio inhumano, pasaron en las orillas de esta isla sus últimos momentos.

Incluso, Napoleón Bonaparte, tras su exilio, vivió sus últimos años en este sector. Es decir, que durante mucho tiempo ha tenido una historia maravillosa, además de una increíble diversidad en razas y culturas. Sin embargo, lo más asombroso que existe en esta isla es una tortuga llamada Jonathan, que durante mucho tiempo ha vivido en esta isla. Este vive con otras cuatro tortugas gigantes reconocidas en todo el mundo.

La historia de Jonathan

Jonathan es una tortuga gigante bastante rara que actualmente se encuentra en peligro de extinción, proviene de alguna parte del Océano Índico, específicamente en Aldabra. A pesar de que estas tortugas gigantes de Seychelles tenían una población de más de 100.000, actualmente son muy pocas las reproductoras. Lo cierto es que nadie sabe cómo Jonathan terminó en la isla de Santa Elena.

Muchos teorizan que fue durante el siglo XVII, donde los barcos tomaban a las tortugas como un tipo de comida fácil. Tal vez Jonathan se libró de su terrible destino. Lo cierto es que se convirtió en la mascota del gobernador Hudson Janisch durante 1880. A partir de esa época ha sido la mascota de treinta y tres gobernadores. De hecho, ahora, siendo la mascota de Capes, es bastante cuidado. Nadie quiere que este muera.

Una larga vida

Sin duda, Jonathan ha tenido una larga vida, viviendo casi dos siglos y, actualmente se le ha proporcionado una dieta estricta para que pueda seguir sano. Únicamente se le proporciona frutas y verduras para que pueda seguir igual de fuerte. Nadie sabe exactamente cuánto va a seguir viviendo, quizá 30 o 40 años más. Sin embargo, cuando perezca será muy triste para todos los ciudadanos de esta hermosa isla.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.