Actualmente conocemos que la Secuencia de Fibonacci en conjunto con el número áureo, forman parte de lo que puede denominarse como la proporción divina, la cual establece un diseño geométrico universal que está presente en las distintas formas de la naturaleza.

Conocido también como proporción áurea, este número es un valor numérico que constituye un diseño geométrico que se caracteriza por ser armónico, podemos encontrarlo en el universo o en la naturaleza, como si fuera parte de una construcción más inteligente o la manera en la que la madre tierra desarrollo la forma para darle un perfecto equilibrio a sus creaciones.

¿Cómo puede esto tratarse del plan Universal?

La sucesión numérica o Secuencia de Fibonacci, la podemos encontrar en todos lados, lo que quiere decir que es omnipresente, ubicándola en cada una de las formas de la naturaleza, en formaciones astronómicas, en el cuerpo humano y hasta en la forma espiral de las galaxias.

Sabemos que la sucesión de Fibonacci, es la secuencia numérica donde cada uno de los valores es la suma de los anteriores, es decir 0,1,1,2,3,5,8,13, y así sucesivamente, siendo definida de esta manera por Leonardo de Pisa en el siglo XIII, aunque muchos expertos indican que la misma ya había sido descrita con anterioridad en la India.

Esta secuencia en conjunto con el número áureo y la espiral dorada, podemos encontrarla presentes en el cuerpo humano y en muchas de las configuraciones biológicas presentes en la naturaleza, tales como, en árboles y plantas, por esta razón es que se presume al número áureo como la proporción divina o el diseño de Dios.

¿Cómo se puede sustentar esta teoría?

La espiral dorada como figura geométrica, es la expresión tangible en la que se puede desarrollar el número sagrado, debido a que es una figura que se forma a medida que se agregan más y más números en la secuencia de Fibonacci.

Así sucesivamente lo encontraremos igual en la planta de cala o alcatraz, en el cono de pino, en el crecimiento de los árboles debido que mayormente el tronco del mismo se divide en 2 ramas y esta a su vez en varias ramas más, en las secuencias de ADN que como todos saben cuentan con forma de espiral.

De esta manera se establece una evidencia concreta de este plan divino, pero ¿Crees que esto sea una casualidad? ¿Se trata de un mensaje divino del creador? ¿Es solo la ciencia que nos permite esclarecer la perfecta manera en como la evolución deja huella? Déjanos tu opinión.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here