Por primera vez en la historia, se ha podido de comprobar de forma independiente la efectividad de las técnicas para inducir sueños lúcidos. Se dice que la utilización de estas técnicas de forma combinada, aumenta la probabilidad de tener sueños lúcidos, sin tener que utilizar métodos de intervención externa.

¿Qué es un sueño lúcido?

El sueño lúcido es un estado en el cual, la persona se encuentra dormida y está soñando, pero, es capaz de darse cuenta de que esta soñando y mantenerse en este estado de consciencia, e incluso, las personas que lo han experimentado, relatan tener la capacidad de manejar el sueño a su antojo, pudiendo realizar cosas imposibles en la realidad.

Anteriormente, se creía que los sueños lúcidos eran un mito, pero, ahora la ciencia ha comprobado que, si es posible tener sueños lúcidos, y se han desarrollado y comprobado técnicas que permiten aumentar la probabilidad de tener uno.

Chequeo de realidad

Una de las técnicas que se usa para aumentar la probabilidad de tener un sueño lúcido, es conocida como “chequeo de realidad”. Consiste en que la persona realiza “chequeos” mientras está despierta sobre el entorno, para verificar si se está soñando o no.

De esta manera, al hacer chequeos de realidad mientras estamos despiertos, es muy probable que los hagamos mientras estamos dormidos, lo que nos permitiría darnos cuenta de que estamos soñando.

Inducción mnemónica de sueños lúcidos (IMSL)

En la técnica del IMSL, la persona debe configurar una alarma que lo despierte luego de 5 horas de sueño, una vez que la persona esté despierta, debe decir la frase “la próxima vez que esté soñando, recordaré que estoy soñando”. De este modo, se eleva la probabilidad de tener un sueño lúcido.

En este sentido, se ha demostrado a través de los experimentos, que utilizar ambas técnicas combinadas aumenta la probabilidad de éxito hasta en un 17%. Finalmente, queremos preguntarte: ¿Has tenido alguna vez un sueño lúcido? ¿Cómo fue?

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here