Para la comunidad científica y en teoría, una partícula o grupo de ellas es una onda, esta descripción abarca diferentes seres vivos incluyendo humanos, estas ondas pueden ocupar varios espacios al mismo tiempo.

Por consiguiente los científicos afirman que, del mismo modo dos fragmentos de materia pueden estar en diferentes lugares al mismo tiempo, este fenómeno se le denomina, superposición cuántica.

Este fenómeno había sido demostrado solo con pequeñas partículas, pero durante los últimos años estos experimentos fueron creciendo, y se comenzaron a utilizar partículas de mayor tamaño.

Un grupo de científicos pertenecientes a la Universidad de Viena, y junto al apoyo y colaboración de la Universidad de Basilea, lograron conseguir que moléculas orgánicas complejas, estén en diferentes lugares a la vez; teniendo un comportamiento casi igual al de un haz de luz.

El Experimento de Superposición Cuántica

Para lograr acabo este experimento, los científicos se dieron a la tarea de construir una gran estructura molecular, que tiene un peso de más de veinticinco mil veces la masa de un solo átomo de hidrogeno.

Esta máquina especial tiene la capacidad de disparar haces de esta molécula, y los científicos de la Universidad de Viena lograron que moléculas compuestas por dos mil átomos estuvieran en dos lugares distintos a la vez.

La gran máquina logró lanzar un haz de dos metros de largo, el cual permitió que se estimara la influencia de los factores de gravitación, manteniendo a las moléculas a una temperatura adecuada para que el experimento fuera realizado.

Las moléculas que fueron objeto de estudio, demostraron que podían ocupar diferentes lugares en un espacio y al mismo tiempo, de acuerdo a lo que se detectó en el extremo más alejado del haz.

De acuerdo con la opinión de los expertos este experimento de interferencia cuántica es el más grande que se ha podido observar en la historia.

No fue sencillo de lograr

Aunque los resultados finales fueron satisfactorios, para llegar a ellos se tuvo que pasar por una serie de experimentos previos, ya que para construir la enorme máquina, se tomó como premisa antiguos experimentos que habían demostrado la superposición cuántica.

Uno de los primeros experimentos que dieron base para lograrlo, se produjo en el año 1920, en donde algunos físicos demostraron que los electrones cuando eran disparados a través de cristales o delgadas películas, creaban o formaban patrones de luz en la superficie de atrás del material en el que difractaban.

Sin embargo realizar el mismo experimento con moléculas de gran tamaño era más complicado, ya que estas moléculas tienen ondas que difícilmente pueden ser detectadas.

Una vez creada la máquina y considerando todos estos aspectos, al encender la misma, los científicos descubrieron que en los detectores ubicados en los extremos del haz, dejaban ver una interferencia, dejaban ver que las moléculas podían ocupar diversos espacios en un mismo tiempo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here