Este es uno de los testimonios más increíbles, pero a su vez el más tangible en la historia de abducciones extraterrestres, este es el caso de Próspera Muñoz, quien vivía en una casa de campo en el verano de 1947, en las inmediaciones del pueblo de Jumilla, en España.

Siendo uno de los casos más conocidos por haber sucedido de manera simultánea, con lo que se supone fue una colisión Ovni en Roswell, Nuevo México, la historia de Próspera relata cómo estos seres de otro planeta ingresaron a su casa solicitando un poco de agua, deciden entablar una conversación con ello, después de interesarse por las fases de la luna que se mostraban en el calendario.

La historia de Próspera Muñoz

Muñoz menciona que no fue hasta el año 1979 que recordó que había vivido estas inexplicables experiencias, donde fue visitada por lo que se presumo fueron seres de otro planeta, que define como humanoides raros, de baja estatura, vestidos de blanco y con ojos de gran tamaño.

Cuando sucedió el hecho Próspera, debía tener entre 7 u 8 años de edad, cuando sucedió todo esto, se encontraba en compañía de su hermana mayor Ana, pero siendo ella la escogida por estos seres para un próximo contacto.

Una vez que los visitantes ingresaron dentro del hogar de las niñas, Ana siendo la mayor indica que no posee ningún tipo de recuerdo de este hecho, tal y como asegura en la carta dirigida al investigador José Ruesga en febrero de 1.986.

Estos seres al entablar la comunicación con Próspera, ella indica que recuerda como entró en un estado consciencia muy distinto al que debería tener una niña para ese momento, sintiendo y entendiendo a la perfección lo que querían estos extraterrestre y tratándolos como si los conocía de toda su vida.

Próspera nos cuenta detalles de su abducción

Estos seres después del primer contacto, se retiran asegurando que volverían en una segunda ocasión para buscar a la niña, y efectivamente fue así, una vez que Próspera se encontraba dentro de la nave, le enseñaron a través de lo que ella dice se parecía mucho a una pantalla gigante imágenes diarias de ella y de su familia, en lo que suponía eran días posteriores al primer contacto con los seres.

Durante su estancia en la nave, uno de estos seres le indico que no recordaría nada de esa experiencia hasta que fueran transcurridos unos 30 años, y en definitiva y por suerte para nosotros, tres décadas después a la edad de 40 años, Muñoz nos ofrece sus magnificas declaraciones.

A continuación os dejamos un fragmento de la entrevista realizada por la Asociación de Ufología Manises a la señora Muñoz:

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.