Urartu: ¿Quiénes eran los reyes de las fortalezas de la antigua Armenia?

Urartu: ¿Quiénes eran los reyes de las fortalezas de la antigua Armenia?



Oculto en lo más profundo de los paisajes accidentados del antiguo Cercano Oriente, existió una vez un reino conocido por su poder y su innovación, un reino que ahora está olvidado. El Reino de Urartu gobernó esta tierra montañosa desde el siglo IX hasta el siglo VI a.C., prosperando en la región que abarcaba la actual Türkiye, Armenia e Irán.

Renombrado por sus fortalezas formidables, sistemas de irrigación avanzados y cultura distintiva, Urartu dejó una marca indeleble en el tapiz de la antigüedad. Estos reyes de las fortalezas eran conquistadores, poseían un genio ingenieril, pero poco se recuerda de ellos hoy. ¿Quiénes eran estos antiguos armenios y cómo cayeron?

Una Fuerza a tener en cuenta

Se cree que el reino de Urartu apareció en el siglo IX a.C., tallado en el terreno abrupto de las Tierras Altas de Armenia antes de crecer para engullir regiones circundantes. Fundado en las orillas del lago Van, los orígenes de Urartu están empapados en los movimientos de varios pueblos indoeuropeos e indígenas en la región.

Los académicos teorizan que Urartu probablemente evolucionó de la amalgama de tribus locales y la afluencia de recién llegados, posiblemente incluyendo migrantes del antiguo reino de Ararat. Pero de donde vinieron, se tallaron un reino.

La fortaleza de Urartu de Erebuni con el Monte Ararat en la distancia (Armen Manukov / CC BY-SA 4.0)

El ascenso de Urartu a la prominencia fue impulsado por su ubicación estratégica y la inventiva de su pueblo. Renombrado por su maestría en la construcción de fortalezas, las citadellas del reino sirvieron tanto como bastiones defensivos como centros administrativos.

Situadas en lo alto de salientes rocosos y laderas empinadas, estas imponentes fortificaciones, incluida la famosa fortaleza de Van (Tushpa), mostraron la destreza arquitectónica y la fuerza militar de Urartu, ganando al reino una reputación de impregnabilidad.

A medida que Urartu expandía su influencia, su alcance territorial crecía, abarcando vastas extensiones de tierra que se extendían desde las costas meridionales del lago Van hasta las llanuras del norte de Mesopotamia. Esta expansión fue facilitada por una combinación de conquistas militares y alianzas estratégicas, con los gobernantes urartianos consolidando su poder a través de una red de estados vasallos y reinos clientes.

  • Los Jiroft: los antiguos olvidados del final de la Edad de Bronce
  • La civilización de Oxus y el mundo perdido de Asia Central

La economía de Urartu floreció en las tierras fértiles de las Tierras Altas de Armenia, sustentada por una red sofisticada de canales de riego y embalses. Los ingenieros del reino idearon brillantes métodos para aprovechar los recursos hídricos, permitiendo la agricultura intensiva y apoyando una población en crecimiento.

Urartu se hizo famoso por sus productos agrícolas, que incluían granos, frutas y ganado, contribuyendo a la prosperidad y estabilidad económica del reino. Parecía que construirían un paraíso en sus tierras salvajes, escondidas en las montañas.

Además de la agricultura, Urartu se dedicó al comercio con estados vecinos, exportando productos como metales, textiles y bienes de lujo. Esta red comercial fomentó el intercambio cultural y facilitó el flujo de riqueza hacia Urartu, mejorando aún más su estatus como potencia regional.

Colapso del Reino de las Fortalezas

La dominancia de Urartu en el antiguo Cercano Oriente perduró durante varios siglos, alcanzando su punto máximo en el siglo VIII a.C. bajo el gobierno del Rey Sarduri I y sus sucesores. Durante este período de expansión y prosperidad, Urartu surgió como una potencia formidable, rivalizando con el poderoso Imperio Asirio y ejerciendo influencia sobre vastos territorios en la región.

Sin embargo, la supremacía de Urartu no estaba destinada a durar. El reino enfrentó numerosos desafíos, incluidas invasiones externas, disturbios internos y cambios geopolíticos. A finales del siglo VIII y principios del siglo VII a.C., el Imperio Neoasirio, bajo el liderazgo de reyes como Tiglat-Pileser III y Sargón II, lanzó campañas para afirmar el control sobre las tierras una vez ocupadas por Urartu.

A pesar de los continuos esfuerzos para resistir la agresión asiria, Urartu gradualmente sucumbió ante la abrumadora fuerza militar de sus adversarios. Los asirios, famosos por su destreza militar y brillantez estratégica, resultaron ser demasiado para los urartianos y sitiaron sus ciudades, saquearon fortalezas y sometieron a estados vasallos, debilitando el control de Urartu sobre sus territorios.

Urartu en su máxima extensión (© Sémhur / CC-BY-SA-4.0)

El declive de Urartu se aceleró en el siglo VII a.C., a medida que las campañas sucesivas de los asirios infligieron golpes severos al poder y prestigio del reino. En el 734 a.C., el Rey Tiglat-Pileser III lanzó un asalto devastador a Urartu, capturando su capital de Tushpa (Van) e imponiendo tributo a sus gobernantes. Reyes asirios subsiguientes continuaron explotando el estado debilitado de Urartu, erosionando aún más su control sobre sus territorios y debilitando su influencia en la región.

Lo Que Permanece Hoy

Urartu fue olvidado durante mucho tiempo, pero eso no significa que no se puedan encontrar rastros de él en el patrimonio cultural de las tierras altas armenias, recordatorios de una vez poderosa civilización. Por supuesto, los restos más icónicos de esta civilización son sus magníficas fortalezas, muchas de las cuales todavía se encuentran en el terreno accidentado. Siguen siendo prueba de la maestría de la civilización Urartiana en ingeniería, destreza arquitectónica e ingenio militar.

  • Hermandad de los Koryos: Banda brutal de hombres de combate de la Edad de Bronce
  • ¿Los Harapanos Desaparecidos: Secuelas del Colapso de la Edad de Bronce?

De estas fortalezas, la más famosa es la ciudadela de Van, una vez conocida como Tushpa. Situadas en lo alto de un promontorio rocoso con vistas al lago Van, las ruinas de la fortaleza de Van evocan la grandeza de la capital imperial de Urartu y ofrecen a los visitantes una visión del glorioso pasado del reino. La fortaleza cuenta con enormes murallas de piedra, imponentes puertas y detalles arquitectónicos intricados, atestiguando la habilidad de los constructores urartianos.

Otras ciudadelas urartianas también han sobrevivido, en una forma u otra. Cavustepe, Bastam y Erebuni han resistido los estragos del tiempo, aunque algunas más que otras. Estos sitios arqueológicos proporcionan valiosos conocimientos sobre la planificación urbana de Urartu, las estrategias defensivas y la organización social, ofreciendo a arqueólogos e historiadores un tesoro de información para desentrañar los misterios de esta antigua civilización.

Detalle de un casco de Urartu (Autor Desconocido / Domino Público)

Junto con estas fortalezas, el legado de Urartu sobrevive en sus inscripciones, obras de arte restantes y los numerosos artefactos dejados atrás y dispersos por la región. Estelas inscritas, tablillas de arcilla y relieves monumentales adornados con diseños e inscripciones en el idioma urartiano proporcionan pistas invaluables para comprender la cultura, religión e historia del reino.

Hoy en día, las excavaciones arqueológicas en curso y los esfuerzos de investigación continúan arrojando luz sobre el enigmático pasado de Urartu, desentrañando sus secretos y enriqueciendo nuestra comprensión de las civilizaciones antiguas del Cercano Oriente. Los museos en Armenia y Türkiye exhiben artefactos de sitios urartianos, permitiendo a los visitantes apreciar los logros artísticos e innovaciones tecnológicas de esta notable civilización.

Hoy en día solo queda la historia, una de resiliencia, innovación y riqueza cultural. Surgiendo de los paisajes accidentados de las Tierras Altas de Armenia a principios del siglo IX a.C., Urartu prosperó como una potencia dominante en el antiguo Cercano Oriente, famosa por sus fortalezas formidables, sistemas de irrigación avanzados y cultura vibrante.

Por siglos, Urartu se mantuvo como un baluarte contra amenazas externas y un faro de civilización en la región. Sus citadellas, encaramadas en salientes rocosos y laderas empinadas, simbolizaban la fuerza militar y la destreza arquitectónica del reino, mientras que sus sofisticadas redes de riego mantenían una próspera economía agrícola.

Sin embargo, como todas las civilizaciones que vinieron antes y después, la gloria de Urartu no estaba destinada a durar. Ante la implacable agresión asiria y los desafíos internos, el reino gradualmente declinó, sucumbiendo en última instancia a los estragos de la conquista y el tiempo.

Imagen Principa: La fortaleza de Urartu de Van. Fuente: Bjørn Christian Tørrissen / CC BY-SA 3.0.

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )