Los arqueólogos y especialistas han encontrado lo que suponen son los restos, de una misteriosa y extraña raza humana que vivió mucho antes de la humanidad actual en la región de la meseta tibetana, hace aproximadamente unos 40.000 años.

Con el descubrimiento realizado no solo se comprueba que existió una civilización en la meseta del Tíbet, mucho antes de lo que suponíamos, sino que también esta raza se enfrentó a los extremadamente duros entornos y no los humanos modernos como se pensaba anteriormente, a esta raza en particular se le atribuyo el nombre de denisovanos.

¿Quiénes eran estos denisovanos?

Los expertos indican que esta raza, eran antiguos humanos, que se encontraban localizados en las regiones de Siberia y migraron hacia la zona del sudeste asiático, de igual forma se le acreditaron la elaboración y desarrollo de herramientas, armas e incluso hasta algunas joyas.

Los académicos que se dedican al estudio de la corriente principal sugieren que esta civilización no emigro de la meseta tibetana hasta hace poco tiempo, aproximadamente hace unos 12 mil años y ocuparon la región de forma permanente hace unos 3.600 años.

Sin embargo el sitio arqueológico, llamado Nwya Devu, nos plantea una teoría que obliga a considerar lo que supone la línea de tiempo en la cual ocuparon estos seres la meseta del Tíbet, localizado a una altura de al menos 4.600 metros sobre el nivel del mar, ha otorgado a los especialistas innumerables herramientas de piedras, entre los cuales se incluyen cuchillos y hasta restos de material orgánico.

¿Cuáles son las declaraciones de los expertos?

Los científicos aseguran que la verdadera evidencia de la existencia de los denisovanos, hace aproximadamente 40.000 años en la meseta tibetana, se podría encontrar en los tibetanos actuales, que según exponen los especialistas los actuales nativos poseen una pieza novedosa de ADN en su genoma, el cual podría rastrearse hasta comprobar el entrecruzamiento entre el homo sapiens y los desinovanos.

Se presume que esta porción de ADN extraño, es el responsable de permitir que los autóctonos de la zona puedan hacer cara ante el suministro limitado de oxígeno, que suponen estar a esas alturas.

De igual manera sugieren que los denisovanos, abandonaron su tierra natal, en las montañas de Altai, al sur de Siberia, viajando un largo recorrido que los llevaría hasta la región de Melanesia, que son unas islas ubicadas al noroeste del continente Australiano, cargando consigo el genoma que los distingue.

¿Crees realmente la existencia de estos seres? ¿O posiblemente se deba a restos de humanos antiguos normales?

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here