Las huellas del gobernante del antiguo Egipto conducen a la luna

Las huellas del gobernante del antiguo Egipto conducen a la luna



Con todas las complejidades del mundo moderno, la humanidad se está preparando para un nuevo salto cósmico. El principal problema de la cosmonáutica mundial no es solo el vuelo, sino también la disposición primaria del hombre en la luna, la creación de bases lunares. El drama y las dificultades de hoy solo pueden ralentizar este proceso, pero no lo detendrán ni lo cancelarán.

Primero, esto ya está consagrado en los planes de China, Estados Unidos, Europa Unida y Rusia como la próxima tarea de la cosmonáutica. Además, este club es propenso a expandirse. En segundo lugar, el motivo de los vuelos previstos no es solo, pero no tanto, la curiosidad ordinaria y profesional, aunque muy significativa. Hay razones mucho más serias para volar.

Las huellas del gobernante del antiguo Egipto conducen a la luna 2
Pectoral del faraón Tutankamón

(«Pectoral de Tutankhamon»).

Foto del archivo del autor

Digamos, estratégicamente, que el satélite de la Tierra es el territorio extraterrestre primario para la continuación de la expansión natural de la humanidad. Sin tal expansión, incluso bajo la ley de las necesidades crecientes, simplemente comeremos y destruiremos nuestro planeta. Simplemente no tenemos suficientes recursos, así como la capacidad de la naturaleza en el planeta para recuperarse de la «comunicación» con nosotros.

La introducción de tecnologías siempre nuevas de esta contradicción, lamentablemente, no la eliminará. Simplemente se reemplaza en un nuevo nivel. Digamos que hubo un tiempo en que los londinenses temían que el estiércol de caballo inundaría la ciudad hasta los tejados. Afortunadamente, esto no sucedió gracias a la llegada del automóvil. Pero hoy entendemos que un automóvil es un medio de salvación del estiércol, pero de ninguna manera es una conservación de la naturaleza. ¡Y con esta «varita mágica», una conversación sobre el impacto en la naturaleza ahora debe llevarse a cabo no a escala urbana, sino a escala global!

¡En virtud de nuestro propio ser, al obligarnos a interactuar con la naturaleza de la tierra de manera activa, las perspectivas estratégicas de la humanidad solo pueden asociarse con la expansión cósmica!

La expansión del espacio también es importante por sus consecuencias humanitarias. La expansión es un emocionante paso adelante. ¡Recuerda la elevación espiritual del comienzo de la era espacial! Hasta que se produzca un nuevo giro de este nivel, la cultura moderna debe aburrirse con el ordenamiento del conjunto ya elaborado de ideas e impresiones básicas. De ahí la popularidad de los remakes e interpretaciones radicales de lo ya conocido. Mientras tanto, las expectativas relacionadas con el programa espacial no se agotan con lo ya dicho.

El espacio es interesante no solo por su pragmática tangible. Es importante y otra oportunidad, en nuestro tiempo, todavía bastante exótica: la posibilidad de encontrar criaturas extraterrestres inteligentes. Al mismo tiempo, la ciencia y la astronáutica no deben olvidar que tal encuentro podría o podría haber ocurrido no solo en el espacio. Por ejemplo, podría realizarse en forma de paleocontacto (visita a la Tierra por extraterrestres).

Este argumento ha sido formulado y apoyado en los últimos tiempos por Matest Agrest, doctor en ciencias físicas y matemáticas, quien publicó en 1960 el artículo «¿Las huellas conducen al espacio?». Eran, por ejemplo, los bloques gigantes en la base del complejo del templo de Baalbek (Líbano). ¡Los constructores antiguos lograron adquirir, entregar y colocar cientos de toneladas de bloques! ¿Cómo es esto posible y por qué tuvieron que afrontar semejante tarea? Sin embargo, los enfoques históricos habituales no ofrecen una explicación convincente sobre este punto. Por tanto, es perfectamente aceptable suponer que los antiguos constructores podrían ser ayudados, por ejemplo, por seres sintientes. Está claro que poseen conocimientos relevantes y tecnologías poderosas. De lo contrario, simplemente no habrían llegado a la Tierra.

Las huellas del gobernante del antiguo Egipto conducen a la luna 3

En nuestra opinión, la ciencia debería reflexionar y realizar investigaciones al respecto. Por lo tanto, proponemos echar un vistazo, por ejemplo, en la foto de la decoración del cofre del faraón Tutankamón («Coraza de Tutankamón»). Milagrosamente habita a la sombra de la atención de los cosmistas, pero se presenta como un monumento cultural extremadamente interesante.

Parece natural creer que los ornamentos del faraón deberían enfatizar su naturaleza divina y su conexión con los dioses. En este sentido, la coraza se hace como si fuera solo un relato detallado de la conexión del faraón con los celestiales (ver foto del collar). En el marco de la experiencia cósmica del hombre moderno, el contenido del pectoral, como nos parece, puede interpretarse hipotéticamente, por ejemplo, de la siguiente manera.

Parece haber tres niveles horizontales en el collar, cuyos extremos son la Tierra (no está claramente representada) y la Luna (indicada por la media luna). Entre ellos se encuentra el signo de un escarabajo. Pensamos que el escarabajo en este caso expresa dos significados: «volador» y «masivo», pero en general significa «lanzadera» en la ruta Tierra – Luna.

Debajo de la luna en el collar, según la creencia existente, está el «barco celestial» y también con el «ojo que todo lo ve». En la antigüedad, se creía que este era el ojo sagrado que observa todo lo que sucede en la Tierra. Hoy es fácil imaginar que podría ser un sistema de vigilancia alienígena ubicado en la estación orbital.

Por último, sobre los pectorales vemos una luna creciente con algún tipo de criaturas, que, por cierto, se ven muy parecidas. Difícilmente se trata de personas: habría al menos algunas tradiciones sobre ellas, pero no las hay.

En consecuencia, podemos concluir: a juzgar por la «coraza de Tutankamón», en nuestro pasado lejano, parece haber ocurrido un paleocontacto. También se puede suponer que en el pasado lejano los extraterrestres no solo visitaron nuestro planeta, sino que también tenían su propia estación orbital en ese momento, así como algún tipo de base en la luna. Y, probablemente, esto solo podría influir en la historia de la humanidad.

Parece que los futuros astronautas en la luna tienen la oportunidad de encontrar algunos rastros de la presencia de predecesores alienígenas distantes, y tal vez un mensaje de ellos.

Por supuesto, debemos entender que estamos hablando de una interpretación muy atrevida, pero muy hipotética de los contenidos de la serie. Por lo tanto, en esta etapa, podrían desarrollarse otras interpretaciones del contenido del biberón. Pero creemos que las personas relacionadas con el desarrollo de la astronáutica deberían reflexionar sobre lo anterior.

CATEGORIES
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )