Durante mucho tiempo se ha estudiado al Antiguo Egipto con mucho afán, especialmente porque se desean conocer sus secretos. Esta fue una civilización que estuvo ubicada en África hace miles de años, de hecho, se estima que prosperó entre 3100 a.C y 332 a.C. Sin embargo, se estima que tenían una fuerza sobrehumana que los hacía mucho más difíciles de vencer frente a sus oponentes. Fue descubierto hace poco este increíble hecho.

El Antiguo Egipto

Aunque fue una gran potencia durante muchos años, lo cierto es que el Antiguo Egipto fue invadido por muchas potencias extranjeras. A pesar de que tenían el control de naciones como Nubia, y un gran pedazo de terreno del Cercano Oriente, muchas otras civilizaciones los fueron disminuyendo. Entre ellos se encontraban los libios, asiros, nubios y los persas aqueménides.

Sin embargo, existen muchos relatos que nos informan acerca de las grandes hazañas que realizaron los egipcios para mantener su territorio seguro. Uno de los más increíbles fue descrito en el año 525 a.C. Los persas, quiénes estaban liderados por Cambyses II, lograron capturar al faraón Psamtik III durante la famosa batalla de Pelesium.

Heródoto, un historiador griego, describió este increíble encuentro, dejando escandalizados a la comunidad científica.

El relato de Heródoto

Según este antiguo historiador, en una parte de su libro “Los cráneos de Pelesium” dice que se encontraron los cráneos de los soldados. Por un lado, estaban los de los persas, frágiles, que podían partirse con una piedra. Por otro lado, se encontraban los cráneos de los egipcios, fuerte, que era imposible romperlos con una piedra. Esto les dio un indicio a los investigadores. Se cree actualmente que tenían una fuerza sobrehumana.

Esto lo afirma Blake Cousins, que es un investigador que tiene un canal en Youtube. Recientemente se encargó se subir un vídeo explicando por qué se dice que los egipcios tenían huesos muchos más fuertes que sus oponentes. De hecho, dice que se ha comprobado que eran dos veces más duros y que eran genéticamente diferentes. Sin embargo, esto no les funcionó de nada contra el ejército persa.

Interesante teoría

Cousins tiene una teoría bastante interesante. Informa que los egipcios acostumbraban a raparse la cabeza, lo que los dejaba expuestos al sol desde temprana edad. Lo contrario ocurría con los persas, que siempre utilizaban cascos. ¿Es una buena teoría? ¿Realmente los egipcios eran más fuertes que sus oponentes? Son preguntas interesantes de las que pronto obtendremos respuestas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here