Apocalipsis Ahora: El Anticristo Descifrado

Apocalipsis Ahora: El Anticristo Descifrado



En todo el cristianismo, ninguna figura (excepto quizás Dios o Satanás) causa tanto miedo y aprensión como el Anticristo. Según algunas enseñanzas, cuando se acerca el fin del mundo, este ser terrible nacerá, causando estragos en aquellos que se niegan a seguirlo.

Pero, ¿quién es el Anticristo y de dónde proviene la idea de él? Sorprendentemente, apenas está en la Biblia, y gran parte de lo que sabemos sobre él es una invención posterior.

Para entender al Anticristo es necesario desentrañar los hilos de la mitología, la teología y la intriga política. A medida que se vuelve cada vez más común que la gente declare que camina entre nosotros, es más importante que nunca entender la historia detrás del supuesto opuesto de Cristo.

Conózcan al monstruo

En pocas palabras, en el cristianismo el Anticristo es el polo opuesto de Jesús. Según algunas interpretaciones de la Biblia, se profetiza que vendrá como un falso Mesías, oponiéndose a Jesús antes de la Segunda Venida (cuando Jesús regresa a la Tierra).

En particular, en el catolicismo, la llegada del Anticristo se ve como una prueba para los cristianos. Vendrá como un falso profeta y ofrecerá solucionar todos los problemas del mundo, glorificándose sobre Dios. Aquellos que caigan en su engaño serán castigados al final de los tiempos.

El Anticristo suele ser representado como el opuesto de Cristo en todos los aspectos. Mientras Jesús es el epítome de una persona buena y moral, el Anticristo es «perfectamente» malvado.

Jesús, por supuesto, es el hijo de Dios, mientras que el Anticristo es el hijo del ángel caído Satanás. La madre de Jesús, María, era virgen, mientras que la madre del Anticristo será una prostituta que se hará pasar por virgen. Mientras que Jesús dice solo la verdad santa, el Anticristo será un engañador. Así que, en pocas palabras, Cristo, pero malvado. No hay mucho matiz.

Lo que hace al Anticristo particularmente interesante, considerando su creciente importancia para muchos cristianos conservadores modernos, es que apenas aparece en la Biblia. En absoluto. Por razones obvias, no aparece en el Antiguo Testamento (no hay Jesús allí), pero solo se menciona directamente alrededor de tres veces (y esas están abiertas a interpretación, o la traducción que estés leyendo) a lo largo de toda la Biblia.

Solo se hace referencia directa al Anticristo en las cartas de Juan, también conocidas como las epístolas de Juan. Específicamente, se menciona en 1 Juan 2.18-27, 1 Juan 4.1-6 y 2 Juan 7, que hablan de forma bastante vaga del Anticristo como el opuesto de Jesús y apareciendo justo antes del fin del mundo.

Eso es todo, tres referencias, cada una de ellas con solo dos frases aproximadamente. Y parece que estas fueron escritas décadas (si no siglos) después de que Jesús fuera crucificado.

Entonces, ¿cómo se convirtió en una figura tan importante? Bueno, como ocurrió tantas veces en los primeros días del cristianismo, los estudiosos de la Biblia comenzaron a interpretar la Biblia y hacer sus propias interpretaciones, y a lo largo de los siglos estas interpretaciones se convirtieron en «canon».

En particular, estos estudiosos encontraron otros personajes bíblicos con descripciones negativas como «engañador», la «abominación de la desolación» y «el hijo de perdición». Luego decidieron que estos pasajes estaban describiendo al Anticristo.

Muchas películas de terror y otros elementos de la cultura popular dicen que el Anticristo llevará el número 666. Este es un excelente ejemplo de cómo el Anticristo se insertó en partes de la Biblia donde originalmente no se mencionaba.

Apocalipsis (la parte más extraña de lo habitual de la Biblia donde el mundo termina) presenta a una sola figura temible que es tanto «la bestia de la tierra» como «la bestia del mar» que lleva en su piel el número 666. Nunca dice que esta figura sea el Anticristo, pero los primeros estudiosos cristianos decidieron que lo era. El número se ha mantenido desde entonces.

Se extiende por todas partes

Con el paso de los siglos, se convirtió en una práctica frecuente para los líderes religiosos comenzar a llamar Anticristo a cualquiera que no les gustara. Esta práctica parece haber comenzado, o al menos ganado popularidad, con el monje benedictino Adso de Montier-en-Der alrededor del año 1000 d.C. Fue él quien nos dio el esquema principal del Anticristo tal como lo entendemos hoy.

Este esquema también es extremadamente antisemita. En su tesis, el monje afirmó cómo el Anticristo sería un judío de la tribu de Dan, nacido en Babilonia.

Según él, el Anticristo será criado por brujas y magos judíos y será aceptado como el Mesías por los judíos de Jerusalén. Luego procederán a convertir a los cristianos al judaísmo a través del engaño y la fuerza, matando a aquellos que se nieguen.

Wycliffe tenía serias discrepancias con la iglesia católica y lo que veía como un papado corrupto y demasiado poderoso. Él y sus seguidores, los lombardos, lanzaron la idea de que el Anticristo se había infiltrado en la Iglesia y se había convertido en el papado mismo. Según Wycliffe, era posible que todos los Papas fueran de hecho el Anticristo.

Cuando surgió la Reforma aproximadamente 200 años más tarde, los protestantes tomaron esta idea y se hicieron eco de ella. Martín Lutero realmente creía que estaba viviendo los últimos días y estaba convencido de que el Papa cumplía todos los requisitos para ser el Anticristo, declarando: «es el verdadero Anticristo de los últimos tiempos que se ha levantado y se ha puesto en contra de Cristo».

En tiempos modernos, las acusaciones de que personas son el Anticristo se han multiplicado exponencialmente. Cualquier persona o cosa que a los cristianos conservadores no les guste tiende a ser etiquetada con ese término.

La derecha religiosa conservadora en Estados Unidos ha calificado a varios presidentes estadounidenses, incluidos Reagan, JFK y más recientemente Obama y Biden, como el Anticristo. Por otro lado, aunque Donald Trump tiene una cantidad sorprendente de popularidad entre los evangélicos, algunos teólogos y académicos de ética estadounidenses como D. Stephen Long han sugerido que encaja en el perfil.

A lo largo de la historia, otras figuras polémicas como Napoleón y Hitler han sido presentadas como candidatos para ser el Anticristo. En tiempos más recientes, Saddam Hussein y Osama bin Laden también han sido acusados de ser el Anticristo por razones obvias. Sin embargo, sus muertes pusieron fin a estas acusaciones.

Hoy en día, el término Anticristo se ha cooptado como un término abreviado para el mal y las personas afirman verlo en todas partes, entrando en pánico cuando ven el número 666 en cosas tan mundanas como códigos de barras y microchips para mascotas. Para ellos, esto es evidencia de que el Anticristo ha infiltrado todos los aspectos de nuestra vida diaria.

Esto ha sucedido porque a lo largo de la historia algunas figuras han comprendido repetidamente que el poder se puede ganar separando a las personas. Una y otra vez, personas que afirman tener autoridad religiosa han usado el término Anticristo para señalar y demonizar lo que no les gusta, ya sea una raza, un rival político o ciertos elementos de la cultura popular moderna. ¿Música rock? El diablo la hizo. ¿Música rap? Eso es del diablo. ¿Hollywood liberal? ¿Matrimonio gay? La lista continúa.

Este uso excesivo de la palabra es igualmente burlesco y peligroso. A pesar de que muchos de nosotros hemos aprendido a ignorar estas acusaciones, algunos todavía las toman al pie de la letra.

El término Anticristo se creó para recordar a los primeros cristianos la naturaleza insidiosa del mal y la importancia de combatirlo. Esa es una lección que, independientemente de las creencias religiosas personales, es más importante que nunca.

Imagen superior: El Anticristo, el contrapunto oscuro de Jesús, se basa en evidencia escritural sorprendentemente escasa. Fuente: JoelMasson / Adobe Stock.

Referencias: Lerner. R. 2024. Anticristo. Enciclopedia Británica. Disponible en: https://www.britannica.com/topic/Antichrist Almond. P. 2020. Cinco cosas que saber sobre el Anticristo. The Conversation. Disponible en: https://theconversation.com/five-things-to-know-about-the-antichrist-148172 Almond. C. 2012. Los orígenes de la tradición del Anticristo. Cambridge University Press. Disponible en: https://www.cambridge.org/core/books/abs/antichrist/origins-of-the-antichrist-tradition/13ECE108AE00429C98ADD9607B34597E

Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )