Materia orgánica descubierta en Marte por Curiosity

Materia orgánica descubierta en Marte por Curiosity

El veterano rover Curiosity de la NASA ha encontrado materia orgánica compleja enterrada y preservada en sedimentos antiguos que formaron un vasto lecho de lago en Marte hace más de 3.000 millones de años.

El descubrimiento es la evidencia más sólida de que mucho antes de que el planeta se convirtiera en el mundo árido que es hoy, los lagos marcianos eran una rica sopa de compuestos a base de carbono que son necesarios para la vida, al menos tal como la conocemos. El descubrimiento revolucionario representa la mejor prueba de que Marte alguna vez albergó lagos llenos de compuestos a base de carbono necesarios para el desarrollo de formas de vida primitivas.

En bocanadas de gas de rocas de más de 3.000 millones de años excavadas por uno de los exploradores robóticos de la NASA en Marte, los científicos han identificado varias moléculas orgánicas complejas, posibles componentes básicos de la vida antigua. No son extraterrestres. (Nunca son extraterrestres).

Curiosamente, los científicos de la NASA no han podido determinar cómo se formó originalmente esta materia orgánica, lo que significa que existe la posibilidad de que sea un subproducto de organismos antiguos. También puede haber sido depositado en Marte por cometas o asteroides en el pasado distante. Ciertamente, la presencia de estos compuestos ayudaría a sostener cualquier vida que surgiera.

Los investigadores no pueden decir cómo se formó el material orgánico y, por lo tanto, dejan abierta la pregunta crucial: ¿son los residuos de compuestos de organismos del pasado? el producto de reacciones químicas con rocas; ¿O fueron traídos a Marte por cometas u otros escombros que cayeron y se estrellaron contra la superficie? Todos lucen iguales en las pruebas realizadas.

«Cuanto más nos fijamos, más vemos que Marte es un planeta complejo y dinámico que, particularmente al principio de su historia, era más propicio para la vida de lo que podríamos haber imaginado», dijo Williford, que no participó en ninguno de los estudios.

Un recordatorio: las moléculas orgánicas no son necesariamente producidas por organismos; son solo compuestos químicos que contienen carbono. Pero son de interés para los astrobiólogos porque son los ingredientes esenciales de toda la química que impulsa la vida en la Tierra.

El cráter Gale de Marte, donde Curiosity ha navegado durante los últimos seis años, es un lugar particularmente interesante para buscar esas moléculas. Hace unos 3.500 millones de años, según sugiere la investigación, este pozo en la superficie marciana estaba lleno de agua.

Pero el agua se desvaneció cuando la mayor parte de la atmósfera marciana fue arrastrada por los brutales vientos solares. Y, dada la intensidad de la radiación que bombardea la superficie del planeta, no estaba claro si las reliquias de ese período cálido y húmedo aún podrían almacenarse en las rocas fangosas del fondo del lago seco.

Pero cualquiera que sea la fuente última del material, si la vida microbiana encontrara un punto de apoyo en Marte, la presencia de materia orgánica significaba que no pasaría hambre. “Sabemos que los microorganismos de la Tierra comen todo tipo de sustancias orgánicas. Es una fuente de alimento valiosa para ellos ”, dijo Jennifer Eigenbrode, biogeoquímica del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Maryland.

«Aunque no conocemos la fuente del material, la increíble consistencia de los resultados me hace pensar que tenemos una señal abrumadora de materia orgánica en Marte», agregó Eigenbrode. «No nos está diciendo que la vida estaba ahí, pero está diciendo que todo lo que los organismos realmente necesitaban para vivir en ese tipo de entorno, todo lo que había».

El rover del tamaño de un automóvil, que ha viajado cuidadosamente 12 millas (19,3 km) desde que aterrizó en el cráter Gale del planeta hace casi seis años, ha detectado una gran cantidad de moléculas orgánicas en trozos de barro marciano que extrajo del antiguo fondo del lago. y calentado en su horno a bordo. Cuando las muestras alcanzaron los 500 a 820 ° C, los instrumentos del rover detectaron una gama de los llamados vapores aromáticos, alifáticos y tiofénicos. El equipo científico cree que estos son productos de descomposición de moléculas orgánicas aún más grandes, similares a las que se encuentran en el carbón, que quedaron atrapadas en rocas marcianas en el pasado distante.

Fuente: El guardián

CATEGORIES
Share This

COMMENTS

Wordpress (0)
Disqus ( )